lunes, 18 de febrero de 2013

Welcome to Southwest

donde amanece antes de tiempo
y los no-conductores son subpersonas,
donde la luz deslumbra
y el desierto contagia solemnidad,
donde los postes de madera
vigilan tantos solares vacíos,
donde la tierra es infértil
y suena la música country,
donde hay soldados más jóvenes que tú
y niños que juegan con pistolas de juguete,
donde hay césped aunque nunca llueva
y la antigüedad se camufla con tecnología.
la trinchera del amor,
los escenarios que tiemblan,
el final de la canción,
los badenes del olvido,
beber coca-cola,
desarmar el pasado
en páginas que mañana no recuerdas.
los días impares
son estructuras poco analizables,
las llamadas telefónicas
 hilos imperceptibles bajo este inmenso velo azul de la mañana,
Orson Welles llevó Otelo más allá del telón,
aquí no llueve nunca
y los chicles saben a canela,
Iago condujo a Desdemona a una muerte inocente,
la tierra prometida de Shelley no llega
porque la comida organica es muy cara
y hay tanto humo en las aceras de las ciudades
con Drive-Thrus y gasolina por galones...
y nadie comprende, pregunta ni se detiene
hay plazos, fechas y trabajo,
tarea que define, trabajo-etiqueta.

miércoles, 13 de febrero de 2013

mitigar la pausa
en la somnolencia de versos torpes
y lecturas infinitas.
las hojas inertes cayeron al suelo,
eran días,
los días de la luz prestada,
los días prematuros
y descontados
en otra cuenta atrás
que nos indica que esperamos,
que nos curtimos en esa espera,
esperar hasta estar vivos.
sucumbir a la noche,
permanecer en el umbral de la inercia,
rasgar la página,
apretar los puños tan fuerte,
tan fuerte que los nudillos duelan
y ese dolor devuelva la vida a la habitación verdusca,
inflamar llamas cuando el frío es un torrente que invade
los últimos del cuerpo sonámbulo,
resplandece la voz interna
y los pingüinos se apilan abrumados
ante lo inexorable de este desierto.
la insatisfacción del que vive en la duda,
en esa duda tan múltiple y enmascarada,
el desasosiego del perro cuando no hay luna,
los sabotajes del tiempo al calor de otro invierno.
mitiga mi sed,
bébeme noche
hasta que el último sueño
sea tan solo un rumor inconsciente.

all by myself...

cómo desarmar
las horas en las que la luz duerme?

sábado, 9 de febrero de 2013

Formular preguntas a quien no escucha,
deshacer horas a cámara lenta,
establecer hilos a través del frío
a ciegas, jadeante,
buscando recobrar lo extinto
dando traspiés, resbalando,
torpe, equivocado,
tan absurdo,
tan humano.

jueves, 7 de febrero de 2013

Contradicción entre la belleza de los enigmas
y todos esos amantes de la estructura,
¿cómo describir la belleza
cuando todo son procesos y fenómenos científicos?

No me hables de kilómetros,
pues siento lo lejano tan cerca..

Soirée

olor a tierra,
trabajo manual para
esclavos de la tecla,
brazadas al caer la tarde,
oasis artificial en el desierto,
voces rotas
y espera compartida
para aliviar la amenaza
de un prolongado silencio. 

lunes, 4 de febrero de 2013

Esta noche lenta
no aterra a quien aprende
a sostener con virtud
esa espera de nubes sin lluvia.

Los acordes de un lunes casi dulce
se van desvaneciendo
sometidos al sueño...

los violines se queman,
las imágenes de diluyen
como fotogramas envejecidos,
solo una ligera linea azul
en la frontera del subconsciente.
adquirir visiones,
enredarse en palabras zurcidas con delicadeza
para olvidar el vértigo del habitáculo vacío.

domingo, 3 de febrero de 2013

Es la superbowl
y esta casa respira silencio.

También hay islas en tierra.

viernes, 1 de febrero de 2013

Assignaments

Abrigarse en la certeza de la rutina
cuando todo suena tan ajeno e individual.

Valse magnétique

Hiciste una sinospis,
pensé en la belleza
de estas ruinas de recuerdo y palabra,
nuestros latidos son magnéticos
aunque nos hallemos en distinta clave o ajeno compás.
Fuimos frágiles,
pero ahora nadie
puede acabar con las magnolias resucitadas.
se escucha un leve murmullo,
quizá sea mi propia voz
golpeando suavemente estos infatigables muros.
cultivar la virtud
de no sucumbir al hastío,
abismarse en paisajes
interiorizados despacio,
embriagarse de horas arrugadas
olvidando el desconsuelo.
la noche sola,
intensidad de palabra mutilada,
cuán imposible
atarse a cabos
en lo más lóbrego del mar.