jueves, 30 de diciembre de 2010

tantas paredes vacías
llenan mi pregunta
ante un futuro
donde todo cuenta
por no estar asegurado.
sé fingir que no veo,
aprendo de los hombres sin mar
como estrategia técnica
para no sentir
las palabras que a pesar del huracán
a los huesos llegan.
Me acuerdo:
había niños y palomas,
el juego de la oca bajo nuestros pies
y un fantasma que atesoraba libros.

me encuentro con aquí y ahora
bajo la ausencia de un antes:
al volver de los nombres del exilio
me acuerdo.

Esta estación no sabe a qué atenerse,
ha visto
llegar
partir
encontrar
olvidar
y su ciudad nos recuerda a estos años:
tiene calles
que no hemos sabido recorrer.
reencuentro despacio
un alguien que había en mí:
un yo presente
dentro de mi propio olvido.
zurcir cabos
en vez de atarlos,
cabos que no se corresponden,
evocando un mundo
al que desearíamos retornar:

El Coliseo se construyó solo una vez.
ya no hay sangre
ni gritos para afirmar la voz,
no hay tangos
solo un vals.

después silencio,
el pájaro,
como eco de otra noche,
ha partido al vernos junto al mar.

después del olvido
nos desviste el alba.
ahora es tiempo muerto:
nadie pasará en rojo.

beatus ille...

unos ojos te miran desde la distancia
pero el cristal permanece nublado
y las gardenias son más pálidas
no los sientes,
estás lejos,
descansas...

no hay sombra ni surco en tu piel,
cierras los párpados tan plácida
como quien duerme con calma
pero sin cansacio.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

encaramada a la roca
ella es quien quiso ser,
se olvida del viento,
de las heridas imperceptibles,
nada es capaz de luchar contra sus manos,
todo es innecesario salvo la voluntad
forjada como sueño antiguo,

sueño de esos pocos
que no mueren antes de ascender a la cima.
no hay retransmisión...

se corta la voz del cielo
el invierno no acoge más a quien dijo
"soy libre" antes del diluvio,
a quien sintió la tierra antes del destierro,
al perro que mordió la luz
para que no escapara.

las estaciones son solo signos que nos orientan en la bruma.
a quien no sabe perdonar
el tiempo lo vuelve gris, oscureciendo sus ojos,
se envilece como mito estropeado,
como canción sin intérprete,
como la palabra que no llega a tiempo,
como pájaro celoso de quien ha aprendido a volar de verdad.
el día te impide ser
sin límite temporal.
incluso las palabras se amontonan,
los besos se almacenan
los gestos se pelean
por ver cuál será el desenlace de esta cadena circular.

Mark Rothko

Una vida se envuelve en la vida general de los colores. Francisco umbral


Mark rothko leía poemas
En la estela de otro mar.
No hay bolígrafo para trazar un verso
Que nos acerque a Mark.
Solo algún color,
Este horizonte,
La ultima senda.

Iraganaren izara

Tres en raya
Vivimos permitiendonos un camino lineal:
Se nos agotan las caricias
Cuando los gestos no llegan al mar.

Nuestro futuro en la misma ánfora,
Hay un niño jugando al balón,
El parque es un laberinto de sueños y hojas
Las hojas son recuerdos de lo ausente,
El cuadro sigue en el suelo,
Mientras tanto,
La pared,tan pálida y sola,
Aguanta sin temblar,
Ajena al niño
Y sus pies entre las hojas.
grita si quieres
que la pared permanecerá intacta,
su voz es tan fría
como la piel de la piedra.

Dicen que llega el sol de invierno,
queda nieve sobre los hombros vacíos,
se deshace lenta,
demorándose ante las nubes detenidas.

Después de un millón de versos postergados
cuando nada tiembla en la laguna del poema
el tiempo ya no está:
hasta las horas cambian de destino.

domingo, 26 de diciembre de 2010

el poema espera descifrar
cada uno de los pasos que das a oscuras,
cada una de las luces que has dejado sin apagar,
cada uno de los latidos cuando la temperatura baja.
solo pides ser cielo
o nieve
para que no te digan nada,
y no estar en voces que se fingen
cercanas
y luchar hasta perder la conciencia
por una tierra perdida
por una tierra.

sábado, 25 de diciembre de 2010

la soledad se parece al silencio
solo
que ésta
tiene menos conversación.

algunos dicen que escucha bien,
que nos refleja mejor que el espejo
de los cielos de agua,
eso es algo que no debemos olvidar.
la muerte cerca
pero su poesía lejos
y el hombre
cerca cerca
sus lágrimas son hojas secas,
nieve sobre los tejados.

la palabra nadie
la palabra sueño
la palabra olvido
la palabra navidad
y el vacío
de los besos enfermos.

el cine hipnotiza a quien quiere viajar sin moverse.
los jóvenes tienen las manos llenas de musgo.

aquí está
la opción B
de todo animal,
en el tercer cajón a la izquierda,
por estrenar.

NO PAST LAND

ESCUCHA:

es la voz más débil
del invierno que soñó contigo,
el murmullo en la orilla de mi piel,
piel que se pierde en la garganta del Etna.


y tu piel
tu piel es una ventana al patio de la luz,
el imperceptible temblor de la fortaleza,
seda impasible a la explosión de lluvia
donde los deseos se amontonan
y encuentras la calidez de mi geografía confusa.


tu memoria nos retiene
en este bosque de olvido y diamantes
que tracé a pesar de la niebla,
protegida en la belleza de lo efímero,
en las preguntas de la tierra .


sabemos resistir cuando el juego deja de serlo
y encontrarnos en los pasos desandados
cuando los pájaros sin nido
alivian el frío de nuestro cuerpo de nieve:


siempre tan cerca y tan ajeno
siempre poema lejos del verso.
permíteme huir
a la paz que no encuentro en ningún salón de té,
en ninguna tormenta de nieve,
en ningún abrazo atado a reproches.

permíteme huir
y volveré con la cálida lluvia que en invierno tanto te está faltando.


El invierno es una película interminable,
donde el malo de la película
se confunde con el bueno,
y ya no sabemos que pensar
porque las caricias mienten,
porque la luna presagia tu regreso,
pero lo esperable
me ahuyenta

y me voy....me voy

más allá del poema.

viernes, 24 de diciembre de 2010

De nuevo en pie siguiendo tu figura
regresaré a la casa lentamente
cuando todo suceda.
José Agustín Goytisolo.

el sentido se colapsa
pero las manos nunca dejan de contar.

los retornos son siempre
cuentos bien leídos,
pasados no tan distantes,
flores con pólvora en los besos
besos que queman viviendo
pero a veces olvidan
que son mejores los márgenes del juego.
la cuenta atrás
llega a destiempo
cuando los sauces
se cansan
con tanto aire
y el aire es un fantasma de otra ciudad,
con tanta lluvia
y la lluvia es una plaza llena de pájaros
con tanta sombra
y la sombra

la sombra es
seguir expectante, expectante,

ante una palabra
que no puedes encontrar.
no debes nada
y el jarrón sigue vacío
esperando los nombres deseados.

sin saberlo,
como los espantapájaros en verano,
los niños aprenden a darse la mano
y la piel no sabe qué decir.

solo en un verso
hallarán el sosiego
de la voz.
el café sabe amargo
pero sabes beber despacio
ajena a las cartas y al fogón,
en juegos de luces extintas,
en jazz de voz menguante,
en la voz que no recuperaste cuando murió el reloj.

es tu cuerpo un abismo
en la separación de la nieve,
un suspiro de lluvia
en velas cuando duermen los sentidos,
soñando con nubes más envolventes,
con noches que sugieran la presencia...

de algo más.
volver a la escritura
por el pasadizo que no retomarías,
como quien vive una navidad
acordándose de otra
pero más tibio
más lejos
menos cerca del fuego
como los cuerpos en la nieve.

lunes, 20 de diciembre de 2010

tus ojos
me acogen
con su sabor a antiguo
y creo encontrarme
conmigo en este laberinto de serpientes de niebla.


Soy esa extraña de luz ambigua,
la herida en el eco de las piedras
a quien tanto había olvidado
en los sinónimos del silencio,
en la guarida de las bestias sin luz,
en los mitos despintados con los días del hielo,
en el abrazo de tu ausencia de mármol
tan mortal como poética.
la memoria estalla
cuando estás desprevenido
soñando con otra luz
abrazando la idea de un mar que no conoces
y empiezan a llover
los días del trigo sobre tus manos sin azúcar,
y te llenas de vacío
como el prólogo del silencio,
como un verano para alejarse del ruido
y encontrarse en la voz.
ibas a decirme tanto...

pero te fuiste a vivir a las afueras de mi nube,
donde los pájaros soñaron con descansar,
donde mi cuerpo dijo no
para que el mar nos cubriera de versos.
mira,
todo lo que no necesita poesía
será siempre ajeno
para el pez que aprende a luchar en tierra.
en el folio
solo blancura,
escribo
para aprender a hablar de ti
sin mencionarte.

mis promesas fueron hojas de lluvia
en la llanura de tu nombre.
solo tú acertaste al disparar:
las ideas desvarían
cuando en el balcón se apaga el último lirio.
he llegado a la piel de lo relativo
hoy, cuando la noche es niebla incontenible
en mi cuerpo de cartón.

tengo letras en la voz
y me han dicho que no valen,
que son más antiguas
que esta luz contra la piedra.

hoy la duna vuelve al sueño,
y pierdo las botas antes del Himalaya....
nadie quiere
que escribas para ti
y te cuentes lo que
nadie supo explicarte.
asusta
verte como eco de tu propia voz,
fantasma de tu propia sombra,
voz de tu sola canción.
las columnas de mi voz se tambalean
ante la debilidad del amanecer en invierno,
amenece
para que llegen las historias de la mirada
que se acerca,
y nada más,
solo vivir ahogando silencios.

la mañana y el medidiodía
son agua del mismo charco:
unos estudiantes miran a lo lejos,
otros se pierden buscando huellas en lo inexistente.

viernes, 17 de diciembre de 2010

las fotografías ya no dicen nada,
el sueño es otra canción en los labios
de esta noche,
noche que nos recoge del olvido,
hay lágrimas como pétalos en las mejillas del invierno.

las estrellas son las que tiemblan primero,
antes del equívoco a las doce,
antes que nosotros.

egunen aztarna

el año es montaña sin horizonte,
camino inacabado de piedra gris,
aria para el pajáro sin destino,
el abrazo que nos faltó a oscuras.


el año es ya algo ajeno,
se nos enredan los motivos
con el nylon de la voz.
el año es esa búsqueda inconsciente,
el ladrido del perro silencioso,
ecos del cuerpo antiguo,
un juego con el movimiento del cielo


el año
muere en el poema
pero regresa con la misma luz sin rumbo:
solo una huella permanece
el destello del sol en las manos,
la tierra que nos salvó aquella noche,
se acercan las horas que no vivimos

las horas que no vivimos...
se nos dibujan en la piel
al perdernos en el recuerdo de los días del sueño,
cuando la vida
nos sumergía en laberintos de luces contrastadas,
cuando el mar estaba en peligro,
cuando el cielo erá más aire
y desde lo alto,
podíamos ver mejor.
Crecí
creyendo que tu barco
me llevaría cerca de la luz
pero todo mito
se diluye en la distancia del tiempo.

El beso de la nieve
está en el origen de los días opacos,
y no sabemos dónde quedarnos
las horas empujan ya
las horas duermen sobre la hierba,
bailan sobre letras que quisieron decir algo,
luchan en el silencio de los brazos hundidos,
las horas
viven el presente de lo eterno
y no conocen nuestros nombres.

jueves, 16 de diciembre de 2010

la foule

él
observaba
como bailaban las luces
excluyendolo
y aún....tan bellas...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Y a veces no sé en qué boca soy Perséfone,
en qué grito me escondo cuando la noche finge dormir.
Hay un arte lento,
la habilidad del camaleón
en esta jungla de barro,

Hay un arte lento,
el arte de estar
sobre todo
estando in absentia.
cada golpe es día invernal
en una máquina de escribir ya expuesta
ante ojos que la miran como si fuera un trasto inútil
ante miradas que observan la melancolía que desprenden sus teclas.

lo inesperado llega cuando la voz desvela
grietas en el refugio,
hay piel de piedra cáliza
que cae al soñar con la misma mujer de Vermeer.

hay flores resignadas en la acera que nadie mira,
pero otras no pueden,
no pueden silenciar su eco,
pues el silencio rasga hasta el último susurro
de aquella ilusión bajo la arena negra.

Hubo un tiempo....donde la verdad permanecía.
la negación de la lluvia
llegó como gato humillado
cuando mi piel era pergamino del British Museum
y me sentí a salvo
porque el fuego no iba a llegar,
porque las emociones se detuvieron en el agua.

lunes, 13 de diciembre de 2010

bailo con un eclipse
que juega a ser como tú
cuando las canciones sonaban a nuevo.

pero nos han dividido las alambradas
y la nostalgia apaga las voces
que un día tan nuestras sentimos.
cuarenta días
al sol de otro cielo,
al mar sin mirada lluviosa,
al oeste del cuerpo
que me hablaba de ti,
en el patio interior
de una casa de rumor alejado

a un lugar cercano al olvido,
a la calma de una nube,
lejos de las murallas de tu nombre,
cerca del origen de la sed.
no te justifiques
ni digas
yo quise
no pude
o
pensé...
o quizás..
o nunca...

nunca, siempre, amor,
libertad

nos quedan demasiado grandes.

solo los hechos
desvelan
quién se esconde
bajo esos ojos sin sueño.

cold cold heart

diciembre llega como nieve de otro tiempo.


Gregorio Samsa encuentra
un hueco para llegar al sol.
Las calles suenan a otra ciudad,
y todas traen los mismos nombres.

Los parques hablan de silencio
y luces navideñas,
tras los cristales del café,
otra tarde ocultando
el temor a la estatua.

La piedra no tiembla,
aunque esté tallada por Rodin,
aunque secuestre miradas de emoción,
aunque nieve sobre su piel de mármol.


La piedra ha aprendido a ser fría:
no sufrirá en invierno.

un poema más

es el impulso

esperado por no llegar,

el calor que esconden las palabras frías

como nieve o azul.

el motivo para beberse las estrellas

en los cielos del invierno más lúgubre,

un susurro

para despertar los cuerpos del olvido

es el impulso

el impulso

que doblará los mundos del silencio

y algún día

me devolverá la voz.



ese impulso...¿dónde está?

las horas caducan

con la melancolía del otoño ya desierto

el impulso

nos ve sonreír, trastabillar, equivocarnos

escondido en el borde de un poema



en uno así, sin más,

en alguno como éste.
diciembre
rehuye a los poetas
por no entender su luz.

el bolígrafo se cansa de expresiones vacuas
y los pájaros del árbol azul jamás podrán volar.

dices tres metros sobre el cielo
yo
cinco bajo tierra

el día
que seamos como ellos
sangrará el cuepo de la lluvia.


no se ha inventado película
que hable de lo que ahora somos,
de lo que vendrá sin presagio,
como llegan las cosas que cuentan.
volver a la escritura
y sentir que sin ella
el universo es un
hueco de palabras omitidas,
un sueño de vacío y sala de espera.
has sido cisne
fuente de tormenta cálida
verso indescifrable en los acordes del mar,
cuesta que no cesa,
un abrazo a la intemperie de los gestos,
el nacimiento sin llanto,
un suicido de alma sin equilibrio,
la nota en este charco de besos heridos,
manos labradas con esfuerzo,
pasión que aprende a ser silencio,

has sido
has sido...


!pero cuánto te queda por ser!
el sol tiene los brazos débiles
hay azaleas en el balcón descuidado,
el amanecer las pinta con delicadeza,
como si fueran estrellas moribundas,
velas a punto de apagarse,
canciones de luz incierta.

este frío
nos contabliza cada latido
con exactitud matemática.
la miel de romero
es amarga en la boca de diciembre
y tu cuerpo
el tuyo
un paraje desolado.

sábado, 11 de diciembre de 2010

el cojín
te respalda poco
cuando tu columna
es agua sobre losas de piedra.

los peces han huido a mares más cálidos
solo uno permanece
lleva en su piel
nombres, fechas y otras escamas

escamas de esas que tapan
pero no abrigan,
de esas que enseñas tanto
para reflejarte inquestionable.

jueves, 9 de diciembre de 2010

la noche
llega como el día
que no sabe explicarse.

aquí
lo inexplicable
se poetiza.

el cuerpo del muñeco de nieve
nos devuelve a casa
aún siendo mudo.
diciembre es la tos del invierno,
las luces en la calle temblorosa,
el latido acelerado de los niños,
las ausencias sin nombre,
el cristal de la noche que despierta en nuestros ojos
la ópera de mi lluvia en tu ventana.

martes, 7 de diciembre de 2010

Waltz With Bashir OST - The Haunted Ocean 5 (Solo Version)



salgo desde la garganta de un poeta en crisis,
diciembre lento
diciembre lento
diciembre lento
lento y lleno de abrazos de otro tiempo,
de cálidez junto al fogón que siempre te acoge,,
siempre en diciembre,
diciembre de hojas bajo la nieve,
diciembre de amaneceres junto al sol,
diciembre de penumbra atractiva,
vuelvo en diciembre,
y los años se concentran en el mismo juego,
los fantasmas juegan a la rayuela
en este diciembre,
en este diciembre lleno de carencias y olvido.

domingo, 5 de diciembre de 2010

las piedras de la ciudad tienen fiebre,
llueven metáforas sobre lo inombrable,
los cuerpos están
donde la palabra tiembla,
se cierran las avenidas
y cargamos con recuerdos leves

la tarde aúlla
con voz desconocida,
como un perro en el hayedo,
como la sangre del lunes frío,
como nuestra piel de fresno,
como un sueño sagrado,
como canciones que dañan.

pero el campo es tan verde
y estamos tan nuevos...
ni la lana
ni los fuegos en lo lejano
pueden aliviar
el frío que tus alas desprenden
ésta es la luz enferma
de la perla sin mar.

el horizonte sabe a libro antiguo
y se nos va la fuerza como si fuéramos pilas de corta duración.

el final
es siempre lento
y duele más por ser tan distante y tibio
como un arañazo online.

el pricipio llega a deshora,
como una tos más allá de la penumbra
como un murmullo de voz mitigada.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Terapia del libro- Belén Reyes

Terapia del libro

Leo a Santa Teresa
y rezo al poner la mesa.
Leo a Miguel de Cervantes
y me quedo como antes.
Leo a Jorge Manrique
y hago coplas con mi psique.
Leo a San Juan de la Cruz
y es hermoso el ataúd.
Leo a Nietzshe y leo a Kafka
y la razón se me casca.


Leo y leo y León Felipe!!!
ser poeta es un flipe.
Leo ensayo, leo novela,
me paso la noche en vela.
Leo poesía, teatro,
crece mi alma en un rato.

Leer es una terapia,
los que no leen están ciegos
y sordos como una tapia.


De su libro
Ser mayor es un timo
Verdi suena lejos
y cada día
es un cuadro diferente,
la realidad son breves intantes de lúcidez
en la sombra de un poema ya escrito,
estamos en el planning de un futuro Marcel Duchamp,
en los amantes en su confusión,
en las callejuelas de Praga
que nunca recorrimos juntos.

A veces, con soñar, basta.
la lámpara mágica
es débil
para aclarar esta nieve de diciembre.

Wallace Stevens
habla para los mirlos
ante el pálido cuerpo
del invierno encendido.

Los límites son ramas de cedro,
tu piel una bandada de estorninos
esquivando respuestas glaciales
en su lluvia de alas.

Antes de que los pájaros se vayan...

Encuéntrame
lejos del exceso,
donde nuestras sombras
menguen con la misma voz.

viernes, 3 de diciembre de 2010

las medias de la luna se han roto.
y nadie sabe cómo se llaman los besos que no dimos,
¿ quién dijo que la vida fuera coeherente?
necesitamos pensar
que todo tiene un motivo,
que no vivimos chocando poro azar,
que hay algo que nos ata a la próxima luz,
que no estamos porque sí .

Nadie nos lo podrá asegurar,
por eso nos ponemos nerviosos,
escribimos poemas
o fumamos cigarrillos.

jueves, 2 de diciembre de 2010

la música techno
cambia cada mes,
es decir
lo que duran las relaciones hoy,
créeme la culpa es de la música
no de él.
revuelvo
las prioridades
hasta ponerlas en orden.

vale, ya está
la vida va por entregas,
ésta se acaba aquí.
y la presa fácil
te atacará cuando la des por sentado.

adelantarse
es siempre aprender
a esperar el momento

el impaciente está condenado a ser títere.
la primera vez que te vi
comías almendrucos
con la mirada lejos
mirada lejos aún reciente,
como si no te alejaras por el camino de los sauces,
como no hubieras huido del pueblo de piedra arenisca,
como si no tuvieras un baúl de fantasmas tenues,
como si solo fueras alguien comiendo almendrucos,
alguien entre muchos alguienes,
alguien que vive cerca,
un cuerpo,
otra voz,
esa risa,
aquel llanto,
alguien perdido en los huecos de la tarde,
en las horas que dejamos de contar.
Vámonos a Brasil
para respirar su calor mojado.

Vámonos a Brasil
y perdernos vagando por las calles de Río de Janeiro.

Vámonos a Brasil a reinventarnos
como ya no se hace.

Vámonos a Brasil
a conocer pájaros de lluvia y fuego.

Vámonos a Brasil a playas
de cuerpo sencillo.

Vámonos porque aquí, el aíre nos vuelve cada vez más fríos.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

El limón exhausto,
desgarrado y aún queriendo ser dulce,
sin conocerse en la quemadura
de un segundo,
en el cigarrillo que te atreviste a fumar
sobre ese reflejo
de ojos ausentes.

el dardo
el dardo permanece,
permanece ahí
ahí donde el cuerpo tiembla
como este diciembre de tiempo muerto,
como la naturaleza atravesada ,
como los árboles eléctricos que te niegas a ver,
esos tan diferentes a los que dan fruto
y el dardo está
está, está...
está en otra piel de limón
que también se aleja.

el éxodo es principio de otro ahora.

el anuncio
del tiempo tardío
vino con tu ausencia de miércoles
en mesas vacías,
como la carencia en los gestos
que sin ti
se me desatan,
en la metamorfosis
que no te paraste a contemplar

¿quién es?

preguntaste

y seguí caminando, como si ayer no hubiera existido nunca.
y llegaste
como vienen los viajes
a los jovenes que quieren ver,
como la desgracia
a las flores que brillan en exceso,
como la simplicidad
a las teorías demasiado ajenas.

llegaste para ser catarsis
en mis versos de espuma.
no tientes al tiempo
si tu armadura
es insuficiente
para evitar
mi marea de café
y pastas dulces a ratos.
no llegaste
a tiempo
y se fueron los caballos
se rompieron los relojes
el teatro se apagó,
se disolvió el púbico,
se deshizo la catedral de plastilina,
cayeron los mitos como hojas tardías,
llegaron los nieves sobre la ladera del silencio


pero... perdí los guantes en el cuarto escalón.

Aún puedes devolvérmelos.
el árbol de navidad
está ya en la calle helada,
el día se oscurece nada más despertar
y el chocolate sigue siendo el paracaídas del invierno.
esperar un email
como quien espera una luz al final de un pasillo,
como quien viene de un lugar inexistente,
como quien llega desde la corteza de un relámpago,
como quien alcanza la superficie
después de un día bajo tierra,
como quien vuelve al calor de un cuerpo
después de una década con fantasmas,
como quien respira después
de vivir sumergida en el Titanic.


esperar un email
como el desierto que anhela un poco de lluvia,
como quien ha aprendido a hechar de menos
lo que nunca llegó a tener del todo,
como quien nunca deja de sentirse naúfrago
en un mundo que nunca es suficiente.

esperar un email
como si fuera la última voz en la piel
un día
cuando aprenda a recitar
su poesía cortará
tu aire,
su palabra asfixiará tus sueños:
Dido será una popstar vengativa
y sus canciones sonarán siempre en tu mp3.
el milano
descansa
sobre mi hombro izquierdo.

En la calma de un verso
nos entendemos bien.

Ni él, ni yo,
dejaremos nunca de mirar más lejos.
las cosas mejoran
o empeoran,
se envilecen
o llenan de virtud.

pero el lince y el sapo
el buitre y la paloma
tienen la misma raíz,

y esa esencia es como la montaña,
inamovible.
Lolita fue tratada injustamente.
Un ejército de fariseos la secuestró
para mitificarla.
Lolita solo quería jugar a ser libre.
Adán degeneró
al decir que Eva era una arpía.

Los errores
vuelven,
los veo en los paneles,
en la radio,
en la televisión

Adán degeneró
y aún no se ha retractado.
Labios de azul, dientes de espuma

Rubén Darío.

el cuello del tiempo
ha temblado y solo tú percibiste
su forma en la penumbra.

convivimos
en la cuesta del sol menguante
y queremos ser entendidos,
incomprendidos,
amados,
odiados,
seducidos,
retratados,
transformados
traicionados,
cuidados,
mencionados

y hasta consumidos

solo solo solo

pedimos

ahuyentar la indiferencia
antes de que nos quiebren las raíces:

no ser el producto que queda en el estante,
la camisa que queda en las rebajas,
una mirada que no provoca absolutamente nada,
nada- NADA- N-A-D-A

nada peor
que ser uno más.
con vistas a otro cuerpo,
con sombras de una onda electromagnética
llegas como el cortocircuito de un beso,
como el árbol que vivió más que el Empire State,
como el niño que juega a luchar
en un suburbio de México,
toses con voz de perro
y el humo cae por tus hombros.
Al respetar todas las restricciones
el ártico se te acerca demasiado
y por eso
cambias el termómetro para sobrevivir
ya que vivir viviendo
se te olvidó desde el principio.
diciembre me acoge
con castañas y cafeína.
el cielo es como el del verano,
tiene piel de ballena
pero los pájaros
que lo guardan no son los mismos.

martes, 30 de noviembre de 2010

atravesaron el umbral
de los cuerpos de hierba.

Ella llevaba una cinta roja,
él un sombrero azul.

de refilón,
te miraron cuando pasaste junto a ellos:
se te detuvieron las décimas:
los viste como quien ve algo parecido al amor,
el sufrimiento y la belleza iban juntos de la mano,
como nostalgias en la boca de un sueño alegre.
el pájaro
se ha vuelto sordomudo
por voluntad propia.

oír duele a veces
pero dicen que es aconsejable.


¿qué quieres?
¿por qué llevas resina en la voz?
la huella de todo cuerpo se debilita
al caer la luz

luz
tú preguntabas por ella
como preguntan los árboles por los días que se marchan,
luz,
aquí la tienes,
en este suelo de lluvias recientes,
y te veo en un charco de fuego azul,
dicen que eres el secreto
de los juegos de cartas

la voz que ningún cielo se atrevió a escuchar.
nada te asusta
cuando nada más
puede fallar
y solo una voz sabe oírte..

quien no se apega a nada
quien no se acerca a nadie
es invulnerable
como las piedras de la catedral.

poema 3: Elena Nieto

El ser humano está harto
de estar limitado por leyes naturales
¿por qué vivir cien años?

el mito también muere.

quiero estudiar criminología
porque
cada poema que escribo
es el cadáver
de lo que fue un sueño.

Disecciona los mitos.

humor.

si la risa es algo contra dios
quiero pasar una temporada en el infierno.
hábitat
de jaguar aprisionado,
la musa se queda helada
junto al estanque de deseos exhaustos,
lo censurado escapa
a la república de hojas secas
y nos quedamos con todos sus nombres.

el resto
es solo un díalogo de peces poco participativos.

entre dos ríos de misma lluvia,
el cuerpo
que no se somete
vigila su voz
siempre en guerra sigilosa.

Segundo poema de Elena Nieto:

juego al ajedrez
como a la vida misma,
es decir, sin pensar.
el ciervo no puede respirar
las murallas de cal
han obstruido
sus pulmones,
sus pulmones son una jungla de cielos
que callan.

el ciervo, jadeando, pasa por el trance del gesto
que no supo fingir.
el espino
lleva flores en el cuerpo
la otra vida no existe
o simplemente no interesa,
las adelfas
cerca de
precipicios
reflexión ineccesaria
necesitamos
este mundo caótico.
las manos del padre
de los niños que dicen
no quiero,
el cuerpo de la mujer
de ojos de lluvia,
una soga en el cuello
del pájaro,
y tan lejos de la piedra
que pusimos en la montaña
llegamos al mar
para que me ahogara
antes de llegar a la isla.

se me quiebra la voz
cuando me destruyes
hilo
a
hilo

mientras tanto
juego a no padecer
al menos en público.
es el gesto
del que no hablamos,
el pudo ser
que nunca sucedió,
lo que dejas sin escribir
al pensarlo dos veces

lo que queda en ti
cuando ante nadie te proyectas.
llegó de oriente
con una flor de loto,
perlas de un pantano sin nombre,
y cinco palabras de hierro
para hundir los barcos que quieren volar,
para desteñir orgullo que asfixia,
para acabar con los hombres del traje gris,
cigarrillo caduco
y esquemas para no perderse.
no

que me aportan
tantas palabras antiguas
que aún quedan en el cenicero del recuerdo.
los cuerpos se han detenido
antes del final de la música.

no me busques en la voz eléctrica
de la última ventana con luz.

los cristales
camuflan
el tiempo retenido
en los rostros.

parece ser que hay otras sombras en insomnio permanente,
pero por se acaso,
apago la luz
aunque permanezca con los ojos abiertos.
llevamos medio siglo sin aspirar a ser felices,
porque lo tenemos todo
y todo vale,
porque solo lo que defendemos
nos salva del rugido del tren,
porque los matices del cielo
estallan cuando muere noviembre


pero esta mañana estoy contenta,
sé que en algún lugar, estás.

dime que vendrás

y la noche se repita
como la cicatriz de un verso,
como nosotros en vida sin excusa,
como la luz que lo embargó todo
para ecliparse durante una eternidad.

dime que vendrás
y no saldrán de mí
más palabras de duelo,
más temblores en la voz.
las adicciones se revelan cuando empiezan a sentirse olvidadas,
salen del principio del vacío
robando el chocolate a las mujeres que sufren,
quitándole el caramelo al niño,
desvistiendo el ideal de un soñador.

las adicciones vuelven como lo que nunca se ha marchado del todo.

lunes, 29 de noviembre de 2010

se ha destapado la boca de la nada,
ahora podemos ver su dentadura profidén
y nos asusta sí,
nos asusta más de lo que habíamos aventurado.

las calles se quedan tan solas
alguien te dice hasta luego
al girarte
recuerdas,
pasa un camión de la basura,
puedes resbalar...


la noche te llevará a un día que derivará en otra noche
y tú
y tus zapatos
y tu historia
en pos de un cuerpo sin identidad definida,
en las horas muertas del sueño que no llega.
extraño hablar con alguien libre
Ben Clark.


el nido de los pájaros
está cerca del último cuerpo en el mundo.

la brisa llega a las ciudades del mar,
Nueva York es un desierto de ruinas centenarias
y solo queda
un hueco para tu voz.

el apocalipsis ya pasó.
no queda vida
solo libros,
espuma,
sal,
piedra,
un nido de pájaros
y tú, último cuerpo en el mundo.

imitando a Juana Castro

Dafne se ha roto las uñas
al ser tentada con amor y chocolate,
mujer de flor de magnolio y trufa
sucumbe a otra droga dulce
tan bella
como sola.

Tiene alondras cerca del cuerpo desnudo,
su tierra nevada la exilió hace años,
cuando no vivía con la víbora de la distancia,
cuando su alcoba no era noche de huella terrible.


Y la carne es manzana dolida,
un lirio en su húmedo espejo de nombres.
Dafne es sangre floreciendo tarde,
savia que ama sombría como la luna .

Esta noche, las brújulas de cristal,
los aromas de azahar y lluvias azules,
las rosas en guerra,
esperan el milagro que la salve.
somos el guión que Billy Wilder nunca supo reflejar,
la cuenta pendiente de Woody Allen,
la única carencia de Wong- Kar- wai,
el tema que Truffaut dejó a medias.

Por eso nada nos explica,
nada nos entiende,
nada nos sacia.
céntrate en el centro de tu vida
y encontrarás un baúl tan vacío
que tendrás que cerrarlo antes de que te asfixie.

Venga:
llénalo con momentos que te hayan aclarado
la voz,
que hayan definido la lluvia
que encierran tus ojos,
con el tiempo que vamos robando al olvido.
contorsionista del lenguaje
juego con las metáforas
hasta que como quien se arriesga,
un día me quemen.

El joven Werther

atrincherado
en el diagrama de un estadístico
Werther tiene frío.
Se oye el rugido de las carreteras,
las avenidas tienen prisa,
suenan como caballos en campo lejano.



Werther tiene frío
y las cortinas se queman con los fluorescentes de la ventana:
feliz navidad
rezan los paneles.


Werther tiene frío
cuando mira los árboles de plástico
apágandose
encendiéndose
como si fueran vidas.

Vaga por bares a punto de cerrar,
nadie repara en él,
son las tres de la mañana,
Werther tiene frío.


Venden pizza pero no tiene dinero,
dicen que es casi navidad,
la nieve cubre la corrupción del asfalto,
Werther tiene frío y no sabe dónde está.
kamikaze de palabras nubladas
vuelvo a ti impulsiva
y borrascosa
como Emily Brönte,
como el deseo de un niño,
como el amante impaciente,
como Lord Byron rechazado,
como una ola en la marejada,
como el alma demasiado grande en un cuerpo de juguete,
como la voz que quiere ser escuchada por naúfragos en la nada de un verso,
como el gesto desprevenido en este ahora que lo enciende todo.
has salido con vida
de mil trampas poéticas.

ahora, en tu laboratorio,
te alejas de las palabras,
de los signos,
de la poesía,
pues hoy solo quieres lo comprobable,
ver el mundo desde un microscopio,
donde las formas no duelan,
donde la abstracción no te abrume.

LOS PARCHES DE LA MEMORIA

Esperan bajo el reloj a las cinco y media de la mañana, es lunes, podría ser Noviembre. Apenas se distingue la plaza bajo el anochecido llanto del cielo, solo dos figuras en la penumbra. Él fuma intranquilo, como tratando de suplir una carencia, a la vez que, con sigilo de gato experimentado, la observa cauteloso. Ella, por el contrario, parece hallarse lejos, mientras, absorta, contempla cómo la lluvía parece desconchar las piedras. Su rostro le resulta extrañamente familiar, el tiempo no ha desdibujado esa expresión etérea. Sin embargo, es incapaz de hubicarla en ninguna parte.

-¡Diluvia!-dice él.

Ella deja al silencio tensar las cuerdas del aire durante una aparente eternidad.
-Obvio, es más original el por qué de nuestra espera aquí, y el hecho de que ambos estemos completamente sobrios. -De improvisto, el desasosiego atrapa la lluvia y escribe una melodía ya conocida por él.

-¿Tienes fuego?-pregunta ella, y deja que atisbe el reflejo de aquel niño que jugaba a ofrecer fuego imaginario, siempre desafiante, mirándolo solo a él tras el cristal..

-Fumar mata.-acierta a decir al pasarle el mechero.

-Usted y yo sabemos que la muerte es también un aprendizaje.-y se marcha, impasible ante la lluvia que todo parece arrasar.

Menos de tres horas después, él compra parches para dejar el tabaco.
el invierno decide castigar al poeta,
así escribirá mejor,
el dolor crea belleza,
sabes que el día que lo tengas todo
dejarás de escribir.

y el cielo seguirá siendo cielo aunque no lo nombres,
la piel seguirá temblando,
el paisaje seguirá conmoviendo,
habrá caminos en el mar.

la poesía necesita incertidumbre

la incertidumbre es una metáfora
en la boca de las nubes,
es el arte del gesto inadvertido,
la música de la piedra que oculta su sensibilidad.

domingo, 28 de noviembre de 2010

tal vez fuera aquella chica de ojos castaños
que te dejó interrumpido
el tercer día del hueco en tu voz

o solo el sueño de agua
que quiso ser más alla de la piel

o el fantasma que te encontraba
en las calles abruptas del deseo

o quizás ese deseo caduco
en el impulso del tigre.


Y la libertad nos agobiaba
por ser una palabra demasiado grande
y me quedé en el umbral de la puerta,
casi en ti sin conocerte.
Y el tiempo se cayó
como caen las gotas de agua
para que el grifo
de la vida siga su curso.

ahora
aquí
hoy
coso ausencias
en el costado del sol.

soy piel de sauce
que quema estrellas
piel adormecida en el cristal
de tu cuerpo
piel de sombra versátil

piel que permite
que las baldosas lloren tierra mojada
que las naranjas
necesiten tu boca en invierno
que los años
se posen en ti como pájaros de humo,
pájaros
que como este poema
jamás podrán ser atrapados.
mira, nuestros nombres tapiados
en el bostezo del olvido.

hay tráfico en la avenida de los cuerpos descuidados.
y tú me observas.
y yo fingo no percibirlo.

sometidos a ser libres,
existiendo a veces por inercia,
con nieve en los brazos,
con azúcar en la herida.

el paisaje nos detiene un instante.
después, nos miramos.

deja que te quiera oscuramente,
como se quiere
lo que duele de verdad.



hay sombras que nos llevan
más allá del tiempo.

hay lazos que nunca se rompen
del todo.

hay cuerpos en la revolución de la luz.

hay formas de mirar el amor.

hay imágenes que no tocarás.

hay mentiras que suenan a jazz.

I cry I river over you....

y las horas se resignan a dejarnos pasar.
y creo que en el motel más lejano del desierto
hay besos parecidos al deseo.

y aquí,
¿aquí?

hay memoria donde nadie la llamó.
alguien me dijo
que tú habías dicho
que él pensaba
que ella iba contando
lo que pasó aquella noche de diciembre.

you don't know me baby.

paseas.
sola.
el frío se pega a tu bufanda de flores,
tus ojos descansan lejos
recordando haber amado algo que no llegaste a conocer.
al este de mi cuerpo
te encontraste con el mar,
había erizos y algas
pero no los tocaste,
el recuerdo perdura
pero nunca contarás su metamorfosis.
la voz del domingo es ronca,
nos duele la garganta
después de tanto grito,
hemos roto todas las jaulas,
el cuerpo descansa
un poco más,
pronto reconoce a tarde,
pero el tiempo se diluye
en cielos de invierno.

hoy,
al despertar,
solo deseamos hundirnos en la luz vespertina.

sábado, 27 de noviembre de 2010

curiosamente

al buscarte tanto me he encontrado a mí misma,
por eso,
satisfecha vuelvo a casa
sin preguntar por ti.
iré donde tú me lleves,
da igual,
la marea me devolverá a casa
cuando el nudo se rompa,
cuando el viento
apage los ojos,
cuando las uvas se agoten
en mi pelo de vino
y no quede nada que contar.

las historias con enseñanza moral
y final concluyente
nunca fueron
para pájaros de fuego,
nunca para viajantes de la voz.

iré donde tú me lleves,
da igual....

octubre

soy noviembre,
gélido y orgulloso
como el poeta o la musa.

y sí,
sabes que te he superado.
soy el trastorno bipolar
en tu piel( siempre a la defensiva)
el avión que surca el cielo
cuando no lo miramos,
un taxi, un vagón
para llevarnos
a otra parte,

solo dime
que despegaremos otra vez.
cuando cantabas Sweet home Alabama
creía que me llevarías lejos.

Y lejos llegué, pero no contigo.
es una canción
que nunca deja de bailar en sus ojos de coca-cola,
un twist con patines,
una fuerza sin razón ni siquiera
intento de lógica,
esa luz de los amaneceres tardíos.
¿RESPIRAR?

el último cigarrillo de la luna se apaga
tan rápido como crece un capricho
tan lento
como desterrar una espina.


TÚ dices que la luna fuma chester
YO creo que lucky strike....

estamos dormidos

¿O NO?

venga, ¿DESPERTAMOS YA O QUÉ?

¿derpertar?
¿QUÉ DICES?
pero si ayer no pudiste dormir...


LLEGAS al CIELO
y es el desierto helado
de los escaparates vacíos:

¡VAYA!

no te lo esperabas


¿sabes qué?

TAMPOCO ESPERABA yo

que aunque TÚ me lo pidieras

DECIDIERA NO SEGUIRTE hasta allí.


Y AHORA, tienes el cielo
lleno de MANIQUÍS y V-A-C-Í-O
solo para ti.
tantos quizás
y "espera un momento"-s
nos llevaron a la frialdad inalterable
de una mesa
y unos apuntes sin té.
la piel
estuvo cerca
pero ya nada mitiga
el cuerpo sin abrigo.

y mientras tanto,
la calle al mediodía
es desierto de voces.
despierto con la sed de antes de ayer
y mirando por la ventana
encontrarme con un hombre dibujando manzanas,
las palomas entre uralita y teja casi gris,
cielo azul
como un póster en tu habitación,
ceniza
de un beso a las tres y media,
mi boca es caricia desgarrada,
mi cuerpo el zarpar de los barcos.

viernes, 26 de noviembre de 2010

escribir demasiado nubla la sensibilidad
de la estatua de hielo,
el viento norte,
las murallas del silencio,
un juego,
una palabra
se ha perdido,
y nada funcionará,
hasta que alguien encuentre su resorte.
sonrisa ingenua,
lápices de colores
los rododendros,
mi cuerpo atardeciendo

y tú, tú, tú,

me faltas como hoja en invierno.

ey,

solo sé
que pertenecemos al mismo campo mágnetico.

perdona....¿Cómo te llamabas?
la luna
esta noche
tampoco está
in the mood.

el horizonte nos ha expulsado
cerca de las tumbas
tengo tierra en las manos,
él un abismo en la sonrisa,
tú llegas con los ojos pálidos.
quizás sea crucial
que mi voz se disimule
en muchas otras.

pero creo que hay verdades que el hombre acalla
con recursos literarios.
conducir en autopistas vacías,
bajar al fondo del lago
y ver que el barco del que te hablaron nunca etuvo allí,
los acordes del sol
son tenues en invierno,
las montañas son necesarias
porque no decaen,
escalo los riscos de tu ausencia
y tengo las alas plegadas,
el olvido me acoge cálido
durante cinco minutos exactos:
resbalan las capas de mi voz,
hay crisáidas que no se rompen,
hombres que viven en jaulas que han pagado
( o están pagando a plazos),
demasiado deseo inmediato
y necesidad de rellenar grietas
con productos anunciados en las marquesinas.

Nada sacia esta sed,
el impulso de la tarde
contra la distancia,
ayer pedí que me hicieras invulnerable
pero por lo visto,
tenías la música dmasiado alta,
y
me
has
dejado

c
a
e
r
.
.
.

Final de un poema de Lord Byron

Y si pretendes con tenaz empeño
Seguir indiferente tu camino...
Obedece la voz de tu destino
Que odiarme puedes; olvidarme, no.

de Hubo un tiempo...¿recuerdas?
Un gesto
para que las paredes digan no
y se nos caiga el silencio.
Un gesto
porque los pájaros de lluvia han muerto de frío,

Un gesto
en ti que no invada mis estrellas impacientes,

Un gesto
para no reunirnos en tanta nada.

Un gesto
para encontrarnos en una fabela en el fondo de la luz,

Un gesto
que grita sin voz hasta romper los cables del ordenador,

Un gesto
para tener más cuentas en el collar de los días,

Un gesto
mío,
porque a ti ya no te quedan.
zure zeruan iltzaturik
helburua galdu ondoren
nora joan?
ximeltzen zaizkigu orduak
eta bitartean,
gu soilik irribarreari eusten.
*******************************

clavada en tu cielo
después de perder el objetivo
a donde ir?
se nos marchitan las horas
y mientras tanto,
nosotros solo aguantamos la sonrisa.
acércate
solo contempla
cómo llegan nuestras ruinas
al cuerpo de la tierra

ayer fue mañana con maquillaje,
ayer fue una secuela que roza lo venidero,
ayer fue un día con gesto de noche,
ayer fuiste tú en muchos otros,
ayer tu voz de piedra se quebró
y nadie fue consciente.

¿te acuerdas?

nos creímos naufragos en la botella del mar.

Jueves universitario.

esto es despertar tras las cortinas
y que la luz sea
sombra en la garganta.

estos son los ojos de agua fría
donde resuena el eco de lo que
la noche pudo ser
pero no fue.

jueves, 25 de noviembre de 2010

soy el tigre que desafía
tus palabras
la reina que te derrocará
en la última jugada.
el cielo huele a azufre,
la tierra finge no temblar,
precavida.
mis manos son madera de arce
y la lluvia un poema de otro tiempo,
hay libros que nadie se ha molestado en abrir esta mañana,
mi cuerpo es un sueño desierto
de nubes con doble identidad.
hoy la música de la calle
no es tan antigua,
el sol tiene los labios secos
y tú no has despertado aún.

al abrir los ojos, no te olvides:

esta ventana sigue allí,
donde ayer la dejaste.
y buscar en los puntos cardinales
un equilibrio
que solo en los diccionarios parece existir.

el azul de los días se me pega a la suela del zapato
las paredes del barco están astilladas
pero el mar es más cálido
de lo que mi piel imaginó

el laberinto de este mar de piedra
me pierde en palabras que no pronuncio.

dime qué hacer
para llegar templada
a la quemadura de la luz.
es curioso
como la muerte se parecía a ti
de lejos.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

juraría
que te he visto
¿o era otro fantasma?
la estructura del cielo
se me cae sin ruido.

hay trampas en los acordes de mi voz,
hay gestos que destruyen tu sigilo de gato.
qué divertido
es sentirse vivo
en la noche del cuerpo,
ser un pájaro rojo
en la destrucción de un día demasiado azul

qué divertido
es dejarse soñar
en otros yo-es
sin que ellos
cambien tu expresión.
mi corazón es un cenicero.( Placebo- Ashtray heart)

y lo que no sabías
es que hasta mis cenizas
regeran tu raíz.

amenaza extravagante

si me traicionas
vendrá un huracán de boca fría,
en sus brazos llevará cristales
y dejará que te devoren las hormigas....

pero hay algo mil veces peor...

si me traicionas, secuestraré tu facebook.
los extremos
no nos entienden,
la línea se tambalea
rompiendo el cuadro,
al oírte gritar
solo te pido:

no subas la voz
o romperás los cristales.
la libertad es algo tan ajeno
porque siempre lo has oído en boca de otro.

no hablemos de lo inabarcable,
de lo inexacto,
de lo ausente,
dime algo que veas aquí
y para variar, no nos mienta.
me encontraste
cuando ya me iba,
en la respuesta
de un verso roto,
en el silencio de una silueta
que no conozco todavía...

todavía es pronto para ser mañana
y sigo en el mismo desorden
de ideas sonámbulas.
Menos mal
que hoy me acogen los silencios de la luz.


me encontraste ya atardecida
como un otoño demasiado versificado,
como palabras para desatar
nudos de cemento.
me necontraste pero no me dijiste nada.

tu espera
fue una noche de piedra y luna nublada,
la observaba siempre
distante pero cerca.

martes, 23 de noviembre de 2010

la ciudad callada,
un grito en la niebla,
el puente nos guarda,
la noche nos lleva.


La luna nos sumerge en su gélida calma
el sueño llega....

llega y nos adormece las palabras...
las guarda en pañuelos de seda,
no quiere que hoy también nos hieran.

Mary Shelley

el creador deja que su monstruo hable,
sonriendo encantado de experimentar en otra piel:

No sabe que ya son piezas del mismo juego,
ese cuerpo, esa voz, esa mirada siempre volverá a él.

Demasiado tarde: la vida lleva unas contraindicaciones que no le apeteció leer.
cómo nos ahoga el tiempo
cuando se vuelve inflexible
y no se estira
como lo habíamos esperado.
pasividad
es lo único
que no permito
ante un poema.

porque al sentir caen las metáforas,
porque hay ventanas que necesitamos mantener
para sentirnos llegar a la luz de esta lluvia.

el día que mis palabras dejen de contarte algo,
ese día,
se habrá agotado la poesía en mí.
Son los huecos de silencio,
esas ausencias que hablan
Lo que me gusta
encontrar
En tu palabra.
Otro reto,
Sonríes al palpar la vida a tientas,
Sin luz,
Hay más sombras en la misma habitación
Y a ti, siempre te ha gustado desvelarlas.

Un poema de Elena Nieto.

No es que sea aburrido,
Simplemente carece de elementos llamativos.

lunes, 22 de noviembre de 2010

y quedarme así,
esperando a que algo cambie de lugar.
las utopías no me sirven,
solo pido algo diferente,
un cielo más claro,
una voz más fuerte,
un cuerpo menos azul.
y febrero sufrió
con tanto amor desesperanzado
como esos tangos que ya no se componen,
como noventa y cinco poemas de lluvia en una sola voz.

homeópata

La llevaron con apenas cinco años.
Él homeópata, nada más verla, sentenció:
" Para ella nunca nada será suficiente, jamás será feliz, siempre creerá que la quieren poco".
y después, más tranquilo, decidió recetarle aquellas bolitas blancas con un nombre extraño y sabor a caramelo.
a veces soy un exraterrestre
en mi propia habitación,
alguien que ve de lejos
siluetas que son vidas,
vidas vivida a través de un crital,
quizás sea esa la razón
por la que nunca enciendo la tele.
ez dago kaiolarik bizipen boteretsuentzat.
El silencio es la piel de un sauce gris.
La piel se cansa de tanta memoria
y pide ayuda al pez,
pues en 3 segundos de recuerdo
desea renovarse.

Y que no exista ayer. Y no vivir esperando un mañana.

La vida empieza hoy.

¿De qué quieres que hablemos?
cada uno debe llevar su brújula,
a mí no me vale la tuya,
ni a ti la mía,
aunque el laberinto sea exactamente el mismo.
si sigues bucándote a ti mismo
acabarás perdiendo a los demás.

aprende a ver
más allá de tu ordenador,
más allá de tu palabra,
más allá de esos límites que tanto tiempo llevas trazando.

solo vive de verdad quien sabe escuchar,
solo escribe quien sabe encontrar belleza en las palabras,
solo canta quien entiende su vida como una melodía.
¿Cómo quieres vivir tú?
no sé por qué
hoy pasan las horas
pero no he despertado,
se me despegan las ideas al andar,
llueven los recuerdos sobre la piedra,
me mareo un poco
pero los viandantes caminan ensimismados,
ignorando que me pierdo,
hablando de una noche que no es mía.

todo empezó
al alejarme de la raíz,
la casa está lejos,
aquellas ventanas verdes
ya no las veo,
los que me rodean
son rostros que no están.

Quizás sea un barco en medio de la nada
mi garganta sea el mar,
mi lenguaje ya no me pertenezca
pues son sus palabras de algas y sal.

y esto...esto solo un espejismo de lo que fue mi vida en tierra.
viniste como llegan los niños a la escuela
te quedaste muy cerca de la barandilla
como si fueras a huir,
aún no sabías que el valiente es quien aprende a permanecer.
el día fue mi último poema
me dijo el sol antes de morir.

la noche llega a deshora,
con las manos heladas
y canciones para quien sepa escuchar.
Antes de despedirnos, sé que te veré donde no llega el frío.
no trates de entender
lo que no quiere ser entendido.

deja que las lágrimas se sequen
pero siempre detrás del biombo.
soy el retorno a la raíz,
un presagio de las lluvias,
la voz de la mujer de katiuskas rojas,
cinco secretos bajo el ala del cuervo.
antes de salir de casa,acuérdate:

el genio nunca fue sociable,
jamás se molestó en que lo comprendieran,
por eso se sintió invariablemente solo.
llaman por teléfono.
pero no, no lo cogerás,
no es a ti a quien buscan
y lo más sorprendente
es que, por primera vez, te de igual.

No te equivocas al decir
que las horas nos enseñan un poco.
buscar un camino para salir
del banco de niebla fría,
encogerse ante el vendaval
de palabras muertas,
susurrar promesas
archivadas en cajones oscuros,
sentir el invierno
desde la cálidez del fuego.

¡No sigas por ahí!
la luz se queda en quien deja de buscarla.
¿y si el presente se ha quedado dormido?
¿y si esto es solo el eco de una voz en off?

porque según dicen,
en aquella ladera
se oyen aún los cantos de quien ya no está.

domingo, 21 de noviembre de 2010

cry me a river...

ven.
te comfortaré
con las palabras que no pude creerme
en su momento.
las palabras inconscientes
resisten
los muros del olvido.

nos callamos en el tercer arpegio,
somos aguanieve,luz menguante,
cuerpos de otoño, hojas secas y polvo.

el cristal nos refleja solo a veces,
cuando dejamos de ser extranjeros en nuestra propia habitación.
¿Con qué cara de te quedas?
elige mientras me acerco,
las nubes no se moverán,
el barco sigue atracado en el muelle,
su piel ya oxidada
nos sumerge despacio.

El agua siempre huye de las manos,
nuestra visión es siempre subjetiva,
la belleza también sabe mentir,
mira, el agua, huyendo azul...

Finjamos que el barco zarpó a tiempo,
dime que el tiempo es nuestro y no de otro alguien,
bailemos como ayer
cuando no mirábamos tanto los relojes.

sábado, 20 de noviembre de 2010

está bien
pero no te excedas
te dice la luz,
no te excedas
te dicen los márgenes.

pero tú,
llevando la contraria,
aún crees que mientras el sermón nos ata,
la libertad nos eleva.
mientras él escribe
ella permanece con los ojos cerrados,
la noche es una sábana sobre la piel
donde los juegos quedan ignorados.

Atrapanda en la sutilidad de un gesto
la belleza del instante es incontenible.
quieres desmayarte
para soñar con un mañana
lleno de luz,
pero mañana, mañana aún está lejos.
¿y si cambio los visillos?
¿y si me caigo como una de tus hojas?
¿y si vienes a romper mi silencio antes de que me vuelva gris?

no hay contestación
la vacuidad invade las mentes,
no prestas atención al juego
pues estás lejos de ti misma,
sumida en las horas que se pegan
para no marcharse.

viernes, 19 de noviembre de 2010

parte II de Alas de Ted Hughes

II
Kafka escribe

Y él es un búho
es un búho, «hombre», tatuado en el sobaco
bajo el ala rota
(aturdido por la luz cayó aquí mismo)
bajo el ala rota de inmensa sombra que se agita sobre el suelo.

Un hombre de impotentes plumas.
aquí traigo
los pasajes que ardieron
con la llama azul del olvido
y mi cuerpo es una mariposa de tinta
y mi voz la tercera lágrima del faquir
con una ausencia pegada a los pies

mi voz está en el faquir que camina sobre el fuego
sonriendo al turista y al niño de ojos grandes,

mi voz está en el faquir que en la penumbra se duele:
hay quemaduras peores que las del incendio,
cuchillos de palabra y gesto,
rutinas en el monzón de la noche...

aún mojadas de sudor y lluvia
lleva caléndulas al río
cuando el amanecer
le descubre un rostro muy cerca.

Sonríe. Ya no está solo.

jueves, 18 de noviembre de 2010

tus brazos eran carámbanos
junto a mi voz desértica


fuimos un charco de agua tibia.
hay matices y fragmentos
que no intuimos a primera vista,
en el primer poema de la tarde,
la voz del momento,
la llamada a otra tierra
el retorno al olvido,
la cicatriz de la luz.

Por eso, como los pájaros,
volamos más alto después del invierno.
en la radio
suenan todas las palabras que no escuchaste,
el sol es un solo espejismo
que nos ve amaneciendo demasiado tarde.

Las palabras permanecen,
las palabras acallan,
las palabras gritan,
para olvidarlas
suelo cantar una canción que tus poemas desconocen.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

tiempos verbales.

naciste en la Antártida
(por eso eres tan fría y no te gusta abrazar)
estudias en Salamanca
( y sueñas con un río que te lleve lejos)
morirás en una cabaña de los Andes
( y nadie sabrá localizarte).

sobre el cosmos

mi noche
fue tu día
en la selva de los caminos truncados,
y la lluvia era un rayo de miel
sentado a distacia prudencial.

No puedes conocerme:
aún soy la estatua oculta tras la hiedra.

is it worth it?

¿cómo describir la forma de mirar de John Berger
el tranvía más viejo de Lisboa,
la ropa tendida bajo el sol de invierno,
las flores heladas en el cristal de la casa Lis,
los chocalates cuando atardece el frío,
los álamos que saben escuchar?

La poesía es una invitación
a conocernos en el mundo.

Calendario de ausencias.

Hoy me faltas aquí.
En julio saltabas entre los rascacielos de Dubai.
Septiembre hizo que te imaginara junto a la costa del mar muerto
Llegó octubre y creí distinguirte en aquel museo de Berlín.
¿Dónde me faltarás mañana?
no me ates a tu tierra
o huiré por esta ventana de luz,
por esta tormenta en el cuerpo,
por la garganta de la nube encharcada,
por el musgo en la piel de la puerta.

soy un personaje
que deja de existir
cuando (demasiado) te acercas.

martes, 16 de noviembre de 2010

falacia afectiva.

el infierno de Dante
nos llega con cuentagotas,
hay juegos más
adictivos que el póquer,
y bad romance-s más profundos
que los de Lady GaGa.
Jorgue Guillén
reformulaba sus poemas
poniéndoles puntos y comas compulsivamente:
tu disconformidad te hará eterno.
"nosotros somos como somos, por desgracia, por textos como este"

lamentablemente,
tanto bodrio
distorsiona la perspectiva más certera.

y lo irónico,
es que aún esperamos palabras
que nos guarden.

fracaso

fR-ACA-S-O
fra-ca-so
FRAcaSO

es esa herida mal cerrada,
adelfa mortífera,
limbo sombrío,
sonrisa torva...

que nos oscurece solo cuando le prestamos atención.
se nubla en ti el mar negro:
incapaz de entrelazar más cabos,
las descripciones no te cuadran
y tiemblas rompiéndote como hoja otoñal

debías saber de antemano
que ni siquiera lloran los cisnes
al vernos doblar la esquina con la muerte.

....

torpe vanidad
ante la lumbre en el rostro,
baja compasión
ante las lágrimas del mar,
devastadora derrota
sobre estos cuerpos enajenados.

una vez más,
el mundo nos conserva los viejos defectos.
junto al estanque
se dolía el nenúfar,
cerca había un ciber
donde los niños jugaban a matar o morir
mientras comían regaliz.

te dije que
tenían la voz lluviosa
y sus gráciles manos eran sombras de agua y sueño.

buenas noches susurraste
alargando mi vigilia un poco más,
aquella noche el mundo estaba cerrado
y cayó de la luna un sueño de pajáros de hierro
cuando la voz menguó
para escuchar el aullido de esta tierra expectante.

Éramos un galimatías
en el cuerpo del sol extraviado,
llovía sobre los cristales
de la hora descuidada,
sé que creías NO PUEDO
cuando el volcán quemaba
y por primera vez, sentías algo semejante a la belleza.
no sabes despedir lo que no dejarías marchar
pues has aprendido
que la caricia más cálida
es la que ya no sentimos.

lunes, 15 de noviembre de 2010

see you at the bitter end.

el cielo muere cada noche,
la tierra no es la que sentiste ayer,
ni este otoño volverá a nosotros,
los trenes no son nunca iguales para quien vive huyendo.

el invierno se llevará el beso,
mi cuerpo hivernará durante un milenio,
pero seguirás escuchando
esa única canción siempre viva en mí.


Mira, aquí llegan los fantasmas: todos me traen tu nombre.

OPIUM.



la literatura es como el amor,
un bello trance,
solo que infinitamente más largo.
los payasos están de huelga
pero eso nos da igual,
el cielo no está en venta( por ahora)
y eso, aún, algo importa.
premeditadamente,
olvido los guantes
cerca de tu cuaderno,
quiero que pasen cierto tiempo juntos.
el escritor escribe sin que nada ni nadie lo coaccione.
Ainhoa Sáez.

nada te impulsa,
nada te mueve,
pero escribes escribes
hasta agotar las letras.

lo esencial se da por sentado,
te cansa antes del sueño,
y el cielo es igual, la tierra es igual,
todo es tan previsble, interesado, convencional,
odias la palabra "convención"
y miras por la ventana
distante como siempre,
pues nada en ti remite al mundo real.
cuando lo externo
se acumula
lo interno se queja
rebotado.

no hay historia verificable
ni ensayo,
ni no ficción
que me diga que el despertar,
mañana será bello.

domingo, 14 de noviembre de 2010

tipo yo


me caes bien:
no porque miremos el mismo punto
desde las murallas
ni porque pidamos el mismo café cortado
ni por encontrarnos en la misma canción
ni por atropellarnos con la misma palabra
ni siquiera por elegir este camino
y quedarte conmigo.

me caes bien
porque eres tipo yo.
te hubiera gustado encontrar más palabras en mí para destruirme
pero no están.
estoy aprendiendo a callar:
quiero ser inexpugnable algún día.

No soy como tú, soy diferente.
Almudena Vidorreta.

nunca juraste nada,
solo sonreías al oír el eco del
mar en mi piel,
por eso no hubo quejido
cuando me dejaste en tierra con mil preguntas
y la tinta nublada

por eso aún busco
tu luz en las calles de la noche

por eso
aún bebo tu lluvia
hasta inundarme

por eso escribo para encontrarme
en otra boca,
en otra sangre,
en otra voz.

pero es inútil,
bien ahogadas
están las respuestas en el mediterráneo.
Y dicen que más estrechamente ya no es posible unirse
Y que más irreversiblemente ya no se puede amar...
Ana Ajmtova

el gesto se contiene
ante la puerta infranqueable
de este invierno prematuro,
aquí vienen las nubes sin invitación.

esta noche cogeré un billete al fin del vacío,
y si no llego, al menos lo versificaré,
el silencio no es versificable
el silencio es como tú.

las distancias nos empequeñecen,
oír "nunca" es una quemadura leve
al viajar descalzos
sobre conversaciones descarnadas.

los libros que caen a tu alrededor
son flores secas sobre mi piel,
llegamos al final del prólogo
¿con qué tinta escribirás nuestros cristales?

aún quedan cerezos
en el cuerpo del sueño,
mientras mirando al sur
desvisto dulce
otra de tus mentiras de algodón.

sábado, 13 de noviembre de 2010

pas de excuse

ayer hablamos de ti
pero estabas lejos,
lejos como lo no presente
como una canción de los cincuenta,
en un lugar donde no se vuelve dos veces,
inaccesiblemente bella.
no quiero desentenderme de las calles
para que tú pasees por ellas inconstante,
antes de que el sol se debilite en mi lluvia
vendrás con fuerza de deseo incendiado
y sé que tu boca será mi ataúd.

viernes, 12 de noviembre de 2010

http://kaleurrunak.blogspot.com/


pido una ventana más
para empaparnos de luz este invierno.
************************************
KALE URRUNAK

si pretendes acercarte a mí
elige la calle más lejana

**************
nigana heltzeko,
kale urrunena hautatu.

un poema de Emily Dickinson


Soy nadie. ¿Tú quién eres?
¿Eres tú también nadie?
Ya somos dos entonces. No lo digas:
lo contarían, sabes.

Qué tristeza ser alguien,
qué público: como una rana
decir el propio nombre junio entero
para una charca admiradora.
las flores de invierno me gustan más
porque sobreviven a los cortes del hielo.

Donnie Darko busca una razón para un mundo amenazado,
las amapolas son azules porque tú lo dices,
el universo es otro mapa desplegable
que respiro soñando en una nuez.

Donnie Darko está muerto, pero no lo sabe,
tampoco sabe verme tras la pantalla,
comiendo palomitas
en este poema de viernes lento.
¿y si no somos de goma?
la flexiblidad del viento me contagia,
se marea el pulso de la tarde
al verme siendo una sombra de lluvia.

¿Recuerdas?
El trasatlantico nos dejó en tierra
y tuvimos que reconstruir el mundo por enésima vez.

el año llega y se va
y nosotros con él
como reflejos de un tiempo antiguo,
como un cuento de acordeón y beso,
como el hoy desvistiendo al mañana,
como el parque de la luna menguante,
como los cuerpos y sus estatuas de sal.
las palabras son menos confusas de lo que te proponías
al soñar que también este poema
fue un enigma en la piel del bosque.

ya sabes
que mis manos de arcilla
llevan hojas muertas en la frente.




y quizás
no debiste saltar sin paracaídas
y quizás
escuchabas el grifo creyendo escuchar el río,
y quizás
solo fuéramos una metafóra
en el divorcio del café.
cuando tu voz de maíz y lluvia
es mi mirada a través de la ventana
Holden Caulfield nos sonríe comprensivo
y no importa si llegas tarde al mar.

jueves, 11 de noviembre de 2010

noviembre
es el declive
de un cuerpo al atarse,
una lluvia
de jenjibre y tierra seca.
el olvido llega
en un flashback
porque finjo no mirarte
a través de la cortina.
nudos.
demasiados nudos,
tantos que se extingue el deseo,
pero el cielo es tan azul
que siento la cálidez de tus huellas.

Ése es Ginsberg gritando contra la niebla,
el tren que huye sin dolerse,
la luz que llega a los niños,
el cuento que no supiste escuchar,
la caricia de la nieve sobre otro cuerpo.


y éste el tiempo
que hoy ruge con mi voz.

el gato
silenció
al escritor que tanto hablaba,
zozobraron sus palabras contra el arrecife de mi piel,
mi piel es una lágrima en el espejo,
el pájaro de color magenta.

pensé que el otro tiempo era mentira
y ahora solo nos cautiva el rumor de las olas.
Noche insomne
y amanecer de vainilla atardecida,
¿qué pedazos de mí reciclarías?
hay un collage con demasiados nombres
y tan pocos cuerpos...

se me llenan de sal los párrafos,
quizás tanta nube nos ciegue antes del sueño.


la noche llega como un girasol apagado,
aún canto la canción de los días inadvertidos
y solo tú
te giras para escucharla.

très loin

el día nos quiebra como a una caña de bambú:


sonrío tibia,
pero muy lejos.

Un poema de Luis Llorente.

Los suburbios se deshacen en la noche,
algo tiembla y nos miramos
como nombres olvidados en la lluvia,
como cuerpos escondidos en la niebla.
Los bares han cerrado.
Noviembre en su temblor de hojas
arrasadas en la melancolía de la calle.
Somos de un cielo inaccesible,
el delirio de un viaje inacabado
en la música de los cristales de tu rostro.
La noche inmensa
debe terminar en esta gota de agua.
Y el agua es una forma de espejismo,
una forma del amor
que empieza como sombra de río
sobre pieles de caballo muerto.
Nos movemos en el ritmo de la luna
y en su transparencia la muerte es un ojo de cadáver.

Nunca olvides este pasadizo,
ahora mis manos pueden romper todos los huesos de tu noche,
y tu noche es una tierra prometida,
en labio azul que nunca acierta
en la diana del olvido y del insomnio.

Abro los ojos y respiro.
Veo mi rostro en el espejo.
Abro los ojos y te amo.

11-11-2010
Luis LLorente Benito.
De su poemario
" Geografía de lo ausente"
lo aceptable
es casi tan aburrido
como un día sin poesía,
como una canción con voz estándar,
como el Nescafé sin aroma,
como los noctámbulos en el mismo bar,
como lexicografía los jueves por la tarde.

míranos,

llevamos un siglo devorando distancias
y seguimos lejos de la luz.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

he ideado un plan
donde solo las nubes
me nublan de vez en cuando,
he ideado un plan para que mi voz
esté antes del miedo.
ese peso en el hombro,
esa página medio escrita,
esa frase que no supiste acabar:
es el tiempo
que ya no es mío,
ni tuyo...
es el tiempo
que no nos llega como queremos.

lunes, 8 de noviembre de 2010

l' esquive


si me dijera usted, de pronto, que me ama
yo ni me detendría para hacer la maleta,
huiría luchando contra el miedo a la costumbre de su cuerpo.

Almudena Guzmán.

La costumbre es nuestra herradura,
somos una especie de adicción convulsa,
cuerpos que buscan una huella,
pájaros de luz en la noche más fría,
crecemos en el desasosiego del escritor
antes de acabar el capítulo,
el día nos traza al azar
y necesitamos cuerdas
para no bailar con el vértigo.

la resistencia dura solo un rato
bien sabes que nos quemaremos antes del sol.

un poema de Almudena Guzmán.

Este hombre que ahora cerca mi cuello...

Este hombre que ahora cerca mi cuello
con su sabia muralla de labios
quizá abandone de pronto la almena,
quizá desaparezca para siempre.

Porque tiene un tacto en la mirada
que recuerda las plumas de los pájaros.
sigo siendo un entramado
de sellos sin carta,
rasgo el tiempo por rutina
mientras tanto, mantén los horarios
pues quizás te ayuden a no extraviarme.
quedan dos minutos
y el sombrero se te tuerce a un lado,
pero solo los guantes
guardan ese matiz
del recuerdo latente.

domingo, 7 de noviembre de 2010

en el silencio
( lugar muy muy lejano e inexacto)
podría nacer la primera canción

podría ser jazz, punk, heavy, blues, rap...

sin ataduras,
tan solo algo sugerente.

deshilvanada cmo yo....


desamparo en mesas vacías,
anestesia con sabor a té rojo,
al repetirse ya no hay adivinanza,
el presente corta imágenes
para hacer un collage a través del tiempo.

este tigre se impone una disciplina
antes del funeral del fuego.

Las rosas sueñan en jarrones llenos de polvo y tierra seca,
nuestros gestos descansan en mi caja de zapatos,
el tren, al pasar corta las ramas de tomillo,
todavía me detengo al creer que aún estás...

Solo no nos engaña lo que, siendo engañoso, no puede ya dañarnos.
T.S. ELIOT

la inmunidad
es posible solo en teoría,
al vivir
te arrugas y sonríes,
descubres y reprochas,
escribes y silencias.

MANIFIESTO.

siempre he querido ser poeta
( nunca me gustó la pasividad de la musa)
pido un café, un té
o algo para permanecer lejos de mí.


sabes que espero algo, espero algo
pero ese algo perdió el pasaporte.

suena una canción,
conozco el momento
no sé si hay motivo
ni llegan los perros a mi luz.

se nubla el cuerpo del cielo
porque rasgo distancias con cucharilla.
noviembre me deja sin tinta,
despacio encuentro las acacias
que escondiste bajo la trampilla,
aún me queda esa sonrisa de niño inquieto,
el recuerdo de una bruma ligera...

hoy el amanecer sabe a menta
y al encontrarte
no queda lluvia en mi poema.
nadie desea encontrar la misma senda
si distingue en ella más de cuatro espejismos....

¿recuerdas aquella cometa y el niño o el cielo sin heridas?

no, lo siento, no queda tiempo para dèja- vu.
junto al patio de hojas secas
otro sueño viene a jugar,
tras el apagón
la mañana llega frágil,



quizás nos habíamos perdido
antes de tiempo.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Debieron morir ambos;
se amaron en exceso.

Heinrich Heine.


Aurea mediocritas,
aurea mediocritas
no te atrevas a evitarme
pues solo en ti hallo refugio este invierno.

los límites golpean.


vuelvo al siglo XVIII,
pues los ilustrados son aburridos pero no lloran.

sueño sucio.

"la muerte es también un aprendizaje"

me dijo el ciervo herido
antes de huir al lugar sin luna





aún hoy me pregunto si debí seguirlo o no.

jueves, 4 de noviembre de 2010

hay enigmas sin formato
y días demasiado ambiguos
para dar con respuestas.


antes del final de la luz el principio del fuego,
antes del no un sí atardecido,
antes del gesto la palabra,
antes de la palabra un sueño.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

no me convencen
los atradeceres made in hollywood,
ni los cuentos con final previsible,
ayer soñé que conocía a Rohal Dahl
en un café oscurecido
y contestaba sin titubeo.

NO soy la chica de piernas de mantequilla
que creíste ver,
pues en la montaña
aprendí a temblar menos que tú.
pierdo el reloj,
llevo los zapatos desatados
y una maleta demasiado grande,
sin embargo,
ésta vez sonrío triunfal.

he perdido el turno
y lo mejor es que no importa

hoy tengo una certeza,
está muy cerca de tu voz.

la vida

es pura cuestión de óptica

si aprendes a mirar,
el mundo se desplegará.
traslado mi lluvia
a otra parte,
pues tu voz tiene frío
y el color tostado del sol
quema nuestro deseo embotellado.

El paraíso nunca sangra pero es de cartón-piedra


...por eso no hemos llegado aún.
el mes de los caminos difíciles
llegó al tercer peldaño
cuando la gravedad
nos perdió
en una jungla de ópalo y flores secas,

la joven dijo que quería quedarse,
no sabían callar sus gestos,
pero con una sola sugerencia
supo conmover el sentir más ennegrecido.

martes, 2 de noviembre de 2010

ensimismadas
las calles dejan de mirar.
pero ella no está ahí,
ella descansa en otra parte,
deshace el frío con incieso y luz cálida,
calla para que le dejen pensar sola,
las paredes son grietas en ella,
sus manos pájaros en peligro de extinción,
llueven palabras y la partitura
graba el espejismo de un cuerpo orgulloso
como si fuera otro instante en un bosque de niebla,
como si la luna no siguiera mañana,
como si el color la hubiera traicionado,
como si el sur añorara el aullido del lobo,
como si hubiera bebido la última gotera de la luz....


y después de las metáforas,
después del granizo y las bocas de regaliz,
bacila antes de caer
con mansedumbre fingida
sobre el poema que ya no está.
la mímesis de un cuento
rasga mi papel
en siete.
aún soy ese pájaro verde,
aún sueño y el eco llega más allá de la frontera,
aún no arde la ciudad,
aún queda vida en los liquenes de mi memoria,
este pelo es una explosión de silencio,
y el último gesto la llave que buscaste en vano.
noviembre sabe a lluvia
en un cielo azul.

y no sabemos qué decir
cuando nuestra humanidad
nos limita
a sentirnos azules.

En noviembre pongo un poster de Burt Lancaster,
paseo junto al río
y espero ese no se qué antes de que caigan las hojas...

domingo, 31 de octubre de 2010

entraron a un bistrot,
ella no dijo casi nada,
sonaba la misma canción,
fuera el viento acariciaba los arriates,
llovía de forma leve,
comieron en silencio
dejando que las horas huyeran.
y todo quedó en el descubrimiento de otros versos,
en la contraposición de sombras
que dió luz
a un blues sin pretensiones.

Nos quedó ese sabor a antiguo que aún destila cálidez,
el rincón del poema sin oyentes,
lo que dejamos de ver cuando la marea nos dolió,
el punto que cosía las heridas del espantapájaros,
las alas antes de que el milano olvidase volar.
me decías que eso no, que eso sí, que perdón no, que perdón por qué, que el cielo no cambiaría de matiz, que así no, que así quizás, que cambiara de estilo, que la crítica era injusta...que tú no, que yo sí....que yo cuando era como tú...


aún desconocías que, el tiempo,
cuando quema orgullo, da saber.
gela hontan, berriz ni nire historiaren markoan kokaturik,
bueltatzeko puntua,
helmuga berdin jarraitzearen
lasaitasunak zainduko nau gau gauean.

*****************************************************
en este cuarto, de nuevo yo en mi marco situacional,
punto de partida,
la calma ante lo perdurable me velará esta noche.
ahora, que el cielo sabe a fruta madura
y los días se te acortan
como si acuchillaran el sol,
las aceras son arenas movedizas para ti.

A través de las vías del tren y su hierro oxidado,
palpando palabras que no mienten
te has perdido en el laberinto del Minotauro
y no llevas código PIN.

Pero no estás solo:
nos sabes esbozados en un viejo cuaderno
mientras la inercia de nuestras manos
deshace la frialdad de este invierno.

Te he encontrado en la última pregunta del septentrión:

sabes que no quedan más estaciones,
por eso, compartimos café
y amor a The Clash tras el huracán.

jueves, 28 de octubre de 2010

escribes en cursiva
porque no quieres que te intuyan
antes de que se apague la guitarra

hay voces en la niebla
pero solo por un instante
decidimos dejar de escucharlas

sientes como lejos de tu tierra
me bebo la luz del día.
el arte
lo es solo
si no es consciente de ello.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Nado a la deriva
sin recalar en ningún puerto,
no tengo intención de detenerme esta vez
ni la siguiente.

Dicen que hay un canon
que acabaré escogiendo,
una meta a través del lienzo,
sabes que es demasiado pronto para dar con él....


y llega otro puerto,
y otro,
y otro,
no sé en cuál permanecer
pues todos me acogen igual,
pero solo el mar sabe cantarme al oído.
¿Y sí la vida fuera solo una mise en abîme?
¿Y sí el cuerpo fuera solo otra estatua?
¿Y sí soy compañera de celda de Segismudo y no sueño,
pues esto es solo el delirio dentro de un coma?

Eso explicaría muchas cosas....
y quizás tanta ironía tuviera sentido.

martes, 26 de octubre de 2010

ciencia antipoética.

y la tierra mojada
ya no sirve,
no sirve,
pues ahora dicen que es geomina....
no puedes vivir prevenid@ ante la vida,
porque quizás ella se olvide de ti.
la unidad se desmorona,
no hay espera para esta luna de fuego locuaz,
el niño cree que los metros son topos demasiado grandes,
y tú dices que las estrellas de cine nos dictan cómo hablar,
y yo escondo la llave de madera de boj
para que nadie la encuentre,
como nadie nos encontraba en los campos de trigo
cuando el tiempo parecía no importar.

necesito una caja,
pues las bolsas se rompen
con el peso del cuerpo que estuvo
pero ya no quiere estarse.

aunque es casi invierno,sigo tranquila:

esta caja guarda mi canción en voz de secreto.

HIPERTEXTO

aprietan los sueños,
y no somos ejemplo de la niebla
ni de quien quisieron que fueramos...
esto es despertar sin saber a dónde ir,
se me enredan algas y erizos de mar,
y no me decido
ni tú tampoco.
si llegar o seguir,
si quedate o marchar...

hasta el mapa se desorienta
porque la música está en huelga ante tanto grito,
mientras tanto, tú te ríes
y te preguntan por qué
cuando no quieres contestar,
suena la radio, otra vez igual,
hay una fiesta y tendrás que ir,
los espantapájaros saben que te da igual la lluvia,
esta noche las hojas suenan a remordimiento
pero son tan bellas al caer al río...
y dicen que mañana será diciembre
pero no es verdad,
y pierdes el sentido del sinsentido
(el absurdo es una caricia sumergida)

junto al cajón zen,
las semillas de un beso
y el manifiesto dadaísta,
no te atrevas a bostezar al mirarme,
pues a través del glaciar nos bañamos en aguas tibias,
la precipitación es una forma de prolongarnos en vilo,
por eso,
aún mis medias rojas bailan tu voz desnuda.

No me queda aire bajo el chaleco de otra pasión que nada cuenta,
cuentan que el céfiro es cosa de hace siglos
y el polígono se queda solo a partir de las doce,
los días son sábanas arrugadas,
su color lleva un peso que no medís bien.

Los niños me dijeron
que habías despintado la calle
para no recordarnos así,
hoy el viento aúlla
con una voz que no es mía,
te olvidas del temblor de la tierra
al perder azúcar,
el perro recuerda los carteles que decían
"il est dèja trop tard"
entre el "STOP" y el McDonals.

Explotó la habitación:
no te diste cuenta
( tenías la televisión demasiado alta)
pero dejé de ser escuálida
al romper el séptimo USB.
¿Por qué etiquetas toda cara conocida,
todo día señalado,
toda relación inexacta,
toda estación venidera?

sabes bien que solo permanecerá en ti
lo que no puedas clasificar.

poesía postpoética: Un poema de Agustín Fernández Mallo

Hay una aparente paradoja en todo esto:
el agua es transparente pero oscurece la ropa,
hacemos cola en el fast food
(graffiti-comida), nos gusta la Nocilla,
el café aguado, el aire
que revuelven tus dedos y no vuelve, la vista
de la calle a través del cristal manufacturado.
Nos gusta lo que, existiendo,
no existe,
comprar camisetas blancas y zapatos caros,
silbar aquella canción de Roxy
fue la señal, nos gusta, sobre todo,
pensar el cielo en la tierra,
saber que tenemos razón para que
nos traiga sin cuidado tenerla.
Nos gusta comprar discos repetidos
de Esplendor Geométrico, vivir
una manzana más abajo de la cabeza de Newton,
(llovió y no quiero secarte el pelo, árbol de navidad de agua)
nos inquieta la pregunta: por qué los aviones
toman tierra y no derrapan, por qué los libros
son más altos que anchos, por qué el amor
(solución de una ecuación irresoluble) finge
su existencia.
Sabemos que el firmamento es cavidad resonante
de mensajes que se perdieron, y de aquellos que nos llegan
el emisor ha muerto. Sabemos la contradicción
de guerra humanitaria, que gana
quien derrama más sangre y después escucha
(graffiti-concierto) a Bach en los escombros del patio,
yo mismo a veces creo haber defraudado tanto
que me entregaría al cuerpo de cualquiera,
a lo que es pura ruina y carencia
y como el agua oscurece.
Me muero por piratear esta noche
los 50 gigabytes de tus pezones,
y qué más da Punk No Dead que Opus Dei Forever
si te imaginas que al final el cielo fuera sólo un anuncio
de papel Albal nos tararea Sr. Chinarro
en la ranura de tu sexo. Hay una aparente paradoja
en todo esto: envasado al vacío nos vendemos tiempo.

domingo, 24 de octubre de 2010

somos momento,
somos impulso,
somos presente,
simbolizamos la antítesis de la quietud.

en cada gesto una flor dormida,
en cada sombra una luz de fondo,
en cada ilusión un cuento,
en cada paseo, aire y una imagen.

sabemos que las imágenes son mera cuestión de óptica
pero nos alumbran día a día
descubriéndonos un sendero
bello por imprevisible.
qué suerte:
no hemos olvidado reír en tiempo de batalla campal.
los volcanes
nos quemaron
mientras el viandante
pasaba de largo.


la animalidad de un impulso
puede quebrar el nudo mejor amarrado,
la suerte es algo infantil,
se balancea con los ojos cerrados.


ahora, este rugido de silencio
tensa el espacio que antes ocupabas tú.

sábado, 23 de octubre de 2010

balance


cuando el lobo me atrape
no pondré obstáculo
pues los colmillos
son motivo insuficiente para alejarme de su piel.

deseo

que la RAE
acepte la expresión " me desapeteces".

exaamen de conciencia

la penitencia
nos resulta siempre
desproporcionada al pecado,
pero necesitamos golpes de realidad.

¿proceder injusto?
a veces sí,
a veces no.

te costará conciliar el sueño
pues el juicio del amigo se cunsume tan despacio...

viernes, 22 de octubre de 2010

baby, do you forget to take your meds?

necesitas utopía
y atardeceres para aliviar nostalgia,
quieres la fórmula
del olvido en tres segundos
pero la máquina solo sirve café.

El atardecer mantendrá la belleza en sus matices
si no le pides más.
vislumbrarme contigo
es un baile malevo
bregar en la melancolía de las mentiras,
perseguir el valor del mirlo blanco
soñar el sueño del montaraz
reunirnos en los bosques de seda
para después sangrar enzarzados...


y así
ad infinitum
hablemos de Fritz Lang, de Walt Whitman,
de la última fotografía de Bresson,
de los pseudónimos de Pessoa...

pues, otra vez, la realidad
con solo pensarla
corta.

Creí pasar mi tiempo-Claribel Alegría.

Creí pasar mi tiempo
amando
y siendo amada
comienzo a darme cuenta
que lo pasé despedazando
mientras era a mi vez
des
pe
da
za
da.

por tanto naufragio
entre riscos y golpes de mar,
el arte es más débil
pues su dramatismo pasa casi disculpado.

Celos- Cesare Pavese.

El viejo tiene la tierra durante el día y, de noche,
tiene una mujer que es suya -que hasta ayer fue suya.
Le gustaba desnudarla, como quien abre la tierra,
y mirarla largo tiempo, boca arriba en la sombra,
esperando. La mujer sonreía con sus ojos cerrados.

Se ha sentado el viejo esta noche al borde
de su campo desnudo, pero no escruta la mancha
del seto lejano, no extiende su mano
para arrancar la hierba. Contempla entre los surcos
un pensamiento candente. La tierra revela
si alguien ha colocado sus manos sobre ella y la ha violado:
lo revela incluso en la oscuridad. Más no hay mujer viviente
que conserve el vestigio del abrazo del hombre.

El viejo ha advertido que la mujer sonríe
únicamente con los ojos cerrados, esperando supina,
y comprende de pronto que sobre su joven cuerpo
pasa, en sueños, el abrazo de otro recuerdo.
El viejo ya no contempla el campo en la sombra.
Se ha arrodillado, estrechando la tierra
como si fuese una mujer que supiera hablar.
Pero la mujer, tendida en la sombra, no habla.

Allí donde está tendida, con los ojos cerrados, la mujer no habla
ni sonríe, esta noche, desde la boca torcida
al hombro lívido. Revela en su cuerpo,
finalmente, el abrazo de un hombre: el único
que podría dejarle huella y que le ha borrado la sonrisa.

Quanti anni hai?


no tengo edad para amarte,
pues el buen dolor,
como el buen vino,
sabe mejor añejo.

toi et moi

caen tantas líneas
que enmudece el texto

aún recuerdo la insensibilidad
cayendo como una lluvia
sobre el poeta sin quejido,
pues solo nosotros quedamos
en los nombres de la voz.

jueves, 21 de octubre de 2010


la corriente
es siempre impredecible
por eso la persigo
escapando al vacío
aún sin entenderlo bien...

queremos decir sí o no
pero los trenes nos impiden llegar
y las vidas se nos desmenuzan
como papel en tinta negra.
dime por qué
tanta sonrisa
suena a plástico
del de quemar.

nada

más embriagador
que destruirnos cada noche
solo para abrazar el vértigo
de vernos crecer una y otra vez...

quiero un corazón

blindado como el coche de Batman.


bebo coca-cola
cuando las musas se pelean,
el color del cielo nos es indiferente
y queda tierra en mis pulmones.


no te olvides de que los fuertes moriremos con los zapatos puestos
¿A quién contarás lo que no te dijiste?
la luz que me invade
es la que menos nos deja ver.

El día está escrito en una clave
que si desvelas te enjaulará.
questiono
antes de ceder,
el tiempo se aleja de mí
pero no desisto
( ya no recuerdo los trámites para hacerlo)

sé que la debilidad del cuerpo
es pasajera
pues
al escucharlo,
el silencio bien enseña.

miércoles, 20 de octubre de 2010

ayer el sueño
no quiso encontrarme
para que viera
cómo lloran los mitos
al caer la luz

ahora sé que envidian
nuestra fragilidad
ante tanta decisión
en el mismo pasaje.
hacemos un podcast
¿qué es eso?
son pompas de jabón
y archivos de audio.

no podremos hablar de cualquier cosa
pues somos tan tan serios....
luego bajátelo por iTunes
y lo ponemos en stereo.
toda pugna es ligeramente desigual.


los pájaros huyen a cámara lenta
y el guión se diluye
al mantener la compostura.